Bruto Americano

Definitivamente he estado alejada armando proyectos, laburos varios y especialmente tomando conciencia de «compartir» aquello que me gusta y apasiona. No me da lo mismo cualquiera.
Soy de esas piscianas que lloran por un bocado de brie con higos y miel, entonces imagínate el festival de emociones cuando comparto vermut o amaros, y veo esas caritas de #WTF «qué me diste?» 😊 

Hoy se trata de ese momento, compartir lo que me gusta y rendirme al momento.
Es lo que me ha sucedido últimamente. Por un lado, he regresado a los primeros bares que conocí en Panamá, pero ahora rindiéndome a su carta (aún con juguitos frutales), sentada en la barra escabiando y disfrutando nuevas botellas  como Bruto Americano.

El Amaro, un culto italiano
La palabra Amaro, siempre genera cierto rechazo (desde la literalidad).  Sin embargo; es un tipo de licor agridulce donde los sabores amargos predominan y de carácter intenso. Particularmente me gustan los amaros, porque no tienen término medio: te gusta o no te gusta.
Tradicionalmente provienen de los monasterios y bóticas, conocidos como digestivos servidos a temperatura ambiente, con una rodaja de naranja o limón, con agua tónica y hielo como aperitivo.

Bruto Americano, made in California!
Tiene una interesante dosis de amargura,  toque de cítricos y otras intrigantes notas. El amargor característico y sutil proviene principalmente de la  raíz de genciana, las notas cítricas de las famosas naranjas de Sevilla, cultivadas en California; y las notas que me intrigaron son amaderadas, del abeto balsámico y cáscara sagrada (corteza del espino cerval de California).
Bruto Americano, de St. George Spirits entra en la línea de amaros, hecho en Estados Unidos, con botánicos de la región.
Tiene un tono rojo profundo y seductor, su sabor es algo parecido al Campari, pero lo que intriga inmediatamente que lo probás, es ese sabor amaderado que lo distingue.

No Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.